Ir al contenido

Peligro aviario

Las aves y otros animales (FAUNA) han representado un riesgo para las aeronaves desde el inicio de la aviación. La presencia de población de aves y otra fauna que temporal o permanentemente se encuentren dentro de las áreas operativas de un aeródromo o aeropuerto responden a diferentes factores, generalmente suelen ser atraídas por condiciones tan esenciales como el alimento, el agua, un lugar de abrigo y/o descanso.


Estas poblaciones pueden reducirse, aplicando medidas ecológicas y biotécnicas, como resultado de una evaluación biológica del lugar y acompañado de un Programa de Prevención de Peligro Aviario y Fauna.

Estas evaluaciones que permiten la implementación del Programa tienen en cuenta la climatología de lugar, el tránsito aéreo, los tipos de aeronaves que utiliza el aeródromo y sus movimientos, las migraciones de las aves y las estadísticas que resultan de las notificaciones de colisiones o cuasi colisiones que se produzcan (elemento esencial y recurrente para evaluar la situación mediante el Programa Nacional de Seguridad Operacional (PNSO).

El choque con una aeronave puede producirlo cualquier animal terrestre, fundamentalmente mamíferos silvestres o domésticos que se encuentren fuera del control de sus propietarios. La presencia de aves y fauna en los aeródromos, representa un riesgo muy alto para las operaciones aéreas.

Cualquier ave o animal, por pequeño que sea, puede provocar graves daños a un avión. Cuanto mayor sea su tamaño, más grave será el daño que puede provocar un choque aislado. Las probabilidades de que esto ocurra serán mayores cuantos mayores sea el número de aves o animales de la misma especie. Las aves que vuelan a gran altitud constituyen de todos modos una gran amenaza, dado que su punto de llegada o de partida puede estar situado cerca del aeródromo. Por lo tanto, las aves que representan un grave peligro para las aeronaves son las de gran tamaño y las que vuelan en bandadas, pero las que reúnen ambas características, resultan una amenaza mayor.


Similares condiciones se presentan con los animales cuando los mismos se radican o arraigan en un lugar que satisfaga sus necesidades de alimentación, agua y refugio, pueden provocar un choque durante el despegue o aterrizaje de una aeronave por incursión en la pista.


Aunque es difícil desalojar todas las aves y animales de un aeródromo o sus proximidades de manera definitiva, es indispensable hacer cuanto sea posible para lograrlo.
La ADMINISTRACION NACIONAL DE AVIACION CIVIL, (ANAC) con el fin de incrementar la eficacia en el control de aves/fauna en los aeródromos públicos del territorio nacional, ha mejorando los niveles de seguridad operacional, perfeccionando la regularidad y eficiencia de la operación de las aeronaves, en cumplimiento de las responsabilidades que posee como Autoridad Aeronáutica en relación a la minimización y disminución del riesgo del impacto de aves/fauna con las aeronaves.

Los alcances del control de peligro aviario y fauna comprende al Departamento Administración de Aeródromos dependiente de la Dirección de Servicios Aeroportuarios de la DIRECCION GENERAL DE INFRAESTRUCTURA Y SERVICIOS AEROPORTUARIOS de esta ADMINISTRACIÓN NACIONAL DE AVIACIÓN CIVIL, las Direcciones Regionales, las Jefaturas de Aeródromos, el Comité Nacional de Prevención de Peligro Aviario y Fauna, los Comités Aeroportuarios de Prevención de Peligro Aviario y Fauna, los Administradores de Aeródromos, los Aeródromos Concesionados y No Concesionados integrantes del Sistema Nacional de Aeropuertos, los Explotadores aéreos y Pilotos. Asimismo cada Jefe de Aeródromo tienen la función de fiscalizar la ejecución de las tareas de control del peligro aviario y fauna, para lograr en forma constante una aviación más segura.

ANAC
Administración Nacional de Aviación Civil
Av. Paseo Colón 1452 CP: (C1063ADO)
República Argentina
(+54 11) 5941 3000 / 3007 (Conmutador) - prensa@anac.gob.ar - www.anac.gob.ar


Mesa de Entradas - Dias y horario
Lunes a Viernes de 08:00 a 15:00 Hs.

_